Latino-Poemas
¡Regístrese Ahora!     Conectarse

Consultar

Otros

Usuarios conectados

26 usuario(s) en línea (18 usuario(s) navegando Poemas y prosas)

Registrados: 0
Invitados: 26

más ....

Licencia

Licencia Creative Commons

Prosas Poéticas : 

Cardos de Fuego.

 
Cardos de Fuego.

Cardos de fuego en la nave marciana, contrahechas aristas y clavos de cristal, irisados prismas apetentes del mal, rosas de agujas, cactáceas fucsias. Zigzagueantes corolas de quebranto diamantino, líneas quebradas y escalenos triángulos, cubos y trapecios, Cardos minerales. La geometría, la arquitectura, la decoración en suma de la nave extraterrestre es un extraño equinodermo de cristal y topacio, un raro dodecaedro de límites imprecisos, un romboedro fragmentado y múltiple. El polígono o poliedro se desplaza en la inmensidad del espacio vacío, entre soles de neutrones rojos. Dentro de la nave la perspectiva geométrica hace que las escalas se deformen, no está hecha para piés humanos, una escalera que a simple vista tardaría meses en caminarse se anda en unos pocos minutos, un pasillo que diríase se pudiera atravesar en un segundo tarda un siglo en poder ser atravesado, extrañas magnolias rectas y extrañísimos cardos de cristal irisado adornan las esquinas y las puertas romboédricas, no hay curvas, pareciera que el elemento femenino fuera rechazado por la simetría deformada y prismática del laberinto, avanza en silencio en la negra inmensidad del espacio, pero se notan notas musicales como de grillos azules y verdes, como rarísimas luciérnagas violetas, como notas de un armónica de cristal, hay fuentes de las que mana un agua verde como de malaquita derretida, y fuentes con el agua granate como de granadina o mercromina, que forman cascadas cúbicas y aspersores macabros, como de sangre. Las luces de neón brillan como relámpagos de plata, como rayos en una tormenta, toda la bóveda superior está cruzada por raíces de rayos eléctricos, como si estuviéramos bajo la raíz caótica de un árbol electrónico. Desperdigados ámbares cúbicos, de un preciosísimo color miel, parpadean emitiendo caleidoscópicos sonidos, hay una melodía de estridencia sincopada esmeralda y amarilla, bajo la bóveda azul o violeta cruzada por las raíces eléctricas intermitentes. Todo es de una belleza sobrecogedora y fantasmal. Los arcángeles yacen dormidos sobre dorados colchones de seda iridiscente, débiles y delgados como sombras, son perfectos adolescentes de vino, íncubos para el tormento de un jorobado, promesas de placer para quien nunca viera el cielo, blandas armonías de azúcar y jengibre, espejos para bellísimos muchachos. Hay un perfume a caramelo y jazmín, un perfume a rosas lascivas, a madreselvas y ciruelas amarillas, huele a mandarina y lila, a coco y nenúfar. Se abren pétalos de menta y eucalipto, huele a tierra húmeda regada por la lluvia de marzo, hay un aroma a limones maduros. Los arcángeles duermen. Tienen los ojos cerrados, no se puede ver el color verde, azul o lila de sus pupilas, tienen los pezones de las diminutas tetillas débilmente rosas, los glandes circuncisos débilmente morados. Vuelve a relampaguear la bóveda cristalina de la nave, con raíces eléctricas, se avanza entre soles de helio ardiente y entre planetas de hielo azul. Hay estatuas de extraños dioses marcianos, de dioses que han matado y devorado a sus padres y a sus hijos, criminales e incestuosos, bellísimos y ciclópeos. De oro macizo, entre cardos de aristas de hielo verde, entre rosas de agujas de cristal finísimas, lacerantes y peligrosas. En el centro del poliedro, brutal e insolente, está la Diosa Huitxilopotxli, de mirada negra. Quien osa mirarla a los ojos cae desintegrado en una llamarada roja, violenta y magnífica. Es una diosa bellísima coronada de espinas diamantinas, muestra sus pezones, sus grandes tetas de leche dulcísima y venenosa, ha amamantado una progenie de monstruos. Sobre el trono de ámbar meloso es una Venus maldita llena de odio, una Afrodita que naciese de la espuma de un mar de caníbales. Quise pasar desapercibido ante sus ojos pero me eligió para que escribiera su panegírico.
.................................................................................
Francisco Antonio Ruiz Caballero.

Poeta
AlienXenobionte
Poeta AlienXenobionte
Poemas del mismo poetaMás poemas
Rss del poetaRss del poeta
EstadísticasEstadísticas
 
Poema
Fecha 9/9/2012 2:17:30
Lecturas 578
Favoritos 0
Licencia Licencia Creative Commons
Enviar a un amigoEnviar
Versión imprimibleImprimir
Crea un documento PDF con el poemaCrear un pdf
Recientes
Sonido de Clave y Obreros abriendo una Calle hacie
Cristo Atado a la Columna. Oración.
La Serpiente en la Zarza. Poema Religioso.
DOS CARDOS.
ESPEJOS. Y LA ATLANTIDA.
Al azar
Arcángel y Ortiga IV. Soneto.
LOS CABALLEROS NO TENEMOS COJONES.
Zombis de Oro en el Planeta Marte contra Astronaut
Japón andaluz.
POEMA PARA EL DÍA DE MI MUERTE. CINCO VERSIONES.
Los usuarios son responsables de sus propios comentarios.

Etiquetas

Login

Nombre:

Contraseña:

Recordar



¿Recuperar la contraseña?

Regístrese

Comentarios recientes

Poemas más leídos recientemente

2 meses a tu lado
caz_master
11/5/2012 4:22:07
Tus lindos ojos
juank0905041
20/9/2013 17:14:33
TU MIRADA...
RAMSHADY
19/7/2012 3:27:29
MI PUEBLO
necoperata
3/11/2012 3:34:26
MI HOGAR
Starlight
26/9/2011 20:51:59
DESCANSA EN PAZ...
Claudia
1/8/2012 23:59:35
Como el magma...
miltinho
23/2/2018 23:15:32
PROVERBIOS SUMERIOS
JoelFortunato
5/12/2012 3:35:09
Equação do Suicídio
AJCardiais
21/2/2018 10:32:33
A MI ESPOSA Y MADRE
joseferchozamper
13/5/2012 1:40:09