Latino-Poemas
¡Regístrese Ahora!     Conectarse

Consultar

Otros

Usuarios conectados

27 usuario(s) en línea (16 usuario(s) navegando Poemas y prosas)

Registrados: 0
Invitados: 27

más ....

Licencia

Licencia Creative Commons

Cuentos : 

EL ÚLTIMO RELAJO

Etiquetas: EtiquetasEL ULTIMO RELAJO.- Autoría : Patricia Merizalde  
 
Terminé de vestirlo con su mejor traje. Aquel terno azul con el que a mí me parecía el más guapo de los hombres.

Esa noche el efecto era diferente. Andrés no sonrió ni me dijo esas cosas que, cuando hace años me las decía, me perturbaban. Con un hormigueo entre las piernas quería correr a sus brazos.

A las parientes que me ayudaron a limpiarle las manchas de sangre que aún quedaba en la cabeza y el torso; luego, con paciencia a vestirlo y, a acomodarle las manos cruzadas sobre su pecho, les pedí con tranquilidad que salieran del dormitorio. Oí que, en voz baja, preocupadas, comentaban sobre mi alarmante falta de lágrimas. No le di importancia. Tenía apuro de regresar junto a él, para reconocerlo justamente acostado en el sitio que él siempre ocupó en nuestra cama, frente al televisor donde, de manera infaltable, miraba los noticiarios o cualquier programa que le permitiera no tomarme en cuenta a ninguna hora.

A solas, con dificultad le descrucé las manos. Como pude, las coloqué hacia sus lados. Andrés, le dije, mientras primero me recosté junto a él como que nada hubiera pasado. Andrés, repetí y, sin darme cuenta o, quizá por una vieja costumbre, me encaramé sobre su pecho. Siempre me gustaron tus piernas, le susurré, tus manos, ay, tus manos, Andrés; pero nada como tus besos. De entrada me abrías la boca, atrapabas mis labios, me acaparaba tu lengua y, claro, después, ya no era mi culpa; pese a todas las broncas, yo cedía, fiel a tu deseo y a mi papel de idiota.

Yo sobre él, me afirmé a todo su cuerpo, creyéndolo así, mío para siempre. Lentamente delineé su perfil con mis yemas, condoliéndome milímetro a milímetro por los moretones que atravesaban su rostro. Lo contemplé largo rato. Sonreí evocando nuestros íntimos juegos, iba a decirle algo cuando, sin desearlo, mis lágrimas descendieron por mis mejillas y, sin poder evitarlo, cayeron directamente sobre sus ojos, como para hacerme creer que era él quien lloraba y que, al hacerlo, no deseaba otra cosa, sino que lo perdonara.

Lo abracé, ¡cómo no perdonarlo! Lo cubrí con el calor de mis senos esperando no ser rechazada. Que, compadecido ante mis miedos, me tomara entre sus brazos, y al fin, me mintiera o, a su modo, me amara. Esperé en vano. Andrés ya no podía responder a mis caricias. La verdad es que desde hacía tiempo me ignoraba del todo.

No recuerdo en qué momento pasé a convertirme en directora general de lo que terminó en un sepelio en el cual todos coincidían en que, Andrés, era el muerto. Sin embargo, y siempre sin una lágrima, ordené sus flores; me fijé que fueran llegando uno a uno sus amigos, mientras yo, temerosa de que se le fueran a abrir las suturas, suplicaba ¡con cuidado, con cuidado!, cuando oportunos familiares lo colocaron dentro de un cofre color gris brillante. Luego, acepté la sugerencia de velarlo en el jardín de la casa. La sala siempre fue pequeña y el calor de la temporada resultaba inaguantable. Así fue como, entre rezos y lamentos, no recuerdo de quién, lo acompañamos toda la noche. Yo siempre tranquila. Muchos creyeron que hasta indiferente; pero no, yo me daba cuenta de todo. Por eso, ante la circunstancia de una nueva capilla ardiente, levantada donde Andrés había sido hasta el día de ayer el jefe, sin poder hacer nada por evitarlo, observé cómo se llevaban el féretro donde, entre la comitiva, lo esperaba, hecha una ofrenda viviente, Valeria, su última amante, tal vez su favorita.

Aprovechando mis derechos de legítima viuda, acudí allá para poder contemplarlos a los dos, a mis anchas; tan juntitos, y al fin, separados para siempre.

¿Te das cuenta Andrés? … Ahora que estás muerto, tiene fuerza mi insignificante presencia. Yo, la loca, la inútil, como ella solía llamarme; tu estorbo tras tantos años de matrimonio, y ya ves, sin mayor esfuerzo, la verdad sin decir “ni pío”, mantuve a la raya a la gran puta que fue tu obsesión durante tantos años.

Desde el infierno, donde con toda seguridad te encontrabas, ¿podías leer mi pensamiento?

¿Adivinaste mi frialdad cuando me acerqué a mirarte tras el vidrio de tu marco mortuorio?, ¿te diste cuenta de que pensé en reclamarte?, recordarte lo canalla, lo vil que fuiste conmigo, ¿sentiste que creí conveniente abrirte las heridas, comprobar que no tenías corazón por ninguna parte? Palabrotas impronunciables se me ahogaron en la boca. Merecías que en medio de un alboroto, me lanzara contra ti, te rasguñara, pataleara, que ante tu prudente silencio, te armara un último relajo; pero, ¡qué te parece!, más pudo en mí la pena, al ver cómo, minuto a minuto, lo que quedaba de tu conciencia te fue desfigurando el rostro.

Después, a mis espaldas, cerca de mí, lejos y, hasta de frente, avispas dentro de muchas lenguas, aletearon venenosas ¿te fijaste? La viuda no llora. No se desmaya. No grita que su muerto vuelva a la vida, que no se vaya. Qué raro. Cierto ha sido. Con razón el licenciado siempre la traicionaba. La mujer siempre tiene la culpa. Motivos de sobra tenía para ser borracho. Dicen, yo no lo creo; pero, los dos es que se cuerneaban. Uhh, eso yo lo supe hace fuu. Ese bochinche se regó por todo el barrio; pero, como es feo meterse en la vida de los demás, yo no decía “ni esta boca mía”, ya saben, por mí, allá entre ellos. Claro, claro. Meterse en la vida de la gente es horrible. Eso ni Dios lo permita. Es de gentuza andar con dimes y diretes; pero, no es que yo me meta, peor que me importe; pero, que llore, que disimule; que guarde las apariencias como cualquier esposa decente. Sí, sí, alguien debería aconsejarle que disimule, aunque a las claras se ve que esta es una de esas viudas que se quitan el duelo en el mismo entierro. Sí, sí; pero, que disimule. No ve la otra, con los ojitos hinchados está allá atrás, escondida ¡la podre! Qué horror, doña Ana, ni llora, ni deja que nadie llore al finado. Ahí está, bien sentada, montando guardia. La propia altanera parece frente al marido muerto.

¿Te das cuenta, Andrés? Aún muerto, ¿me seguirás causando daño?

En medio de este desastre me hallé dándole gracias a Dios, porque al llevarte, Él, me hizo comprender que, al fin y al cabo, había escuchado mis ruegos.

Dios lo sabía.

Este funeral lo presentí desde hace tantos años.

Para ser precisa, este momento empezó desde la primera mujer de mierda que se cruzó en mi camino. Y fueron muchas, si no me equivoco, amantes fijas como ocho; simples deslices o entretenimientos nomás, que era como Andrés llamaba a sus concubinas, la verdad, fue difícil llevar la cuenta.

Nunca lo tuve para mí sola. Hasta las náuseas de mi primer embarazo las compartí también con las de alguna de sus fulanas. En los últimos años ya no me quedaban ni sus sobras o, a lo mejor, eran sobras sus insultos, sus frases hirientes, su directo desamor cual golpe bajo.

No sé, Andrés, pero te consta que justo la noche vísperas de todo, dominada por mis celos salí a buscarte. Desesperada, no me importó que ya fueran las dos de la madrugada. Conduje mi auto sin evadir los baches, la obscuridad, la terrible distancia. A través de las lágrimas distinguí tu carro convenientemente escondido entre las sombras. Me acerqué. Como siempre, estabas en arrumacos con tu prostituta de turno. Te grité, ¡maldito!, mal nacido, cobarde, te odio.

Lloré. Te supliqué que regresaras conmigo. Sin orgullo te confesé, Andrés, te necesito. Asustada, la mujerzuela te sugirió que sí, hazle caso, te dijo, no ves que estas amargadas son capaces de cualquier cosa. Ándate con ella, está como loca.

¡Maldita sea, que te largues, he dicho!, fue tu definitiva respuesta a mis histéricos gritos.

Regresé sola. Ansiando que se me atravesara el mundo. Queriendo morir, regresar a buscarte. Necesitando orar para que salieran de mi corazón esos demonios que me hacían amarte.

Tanto dolor para que a la mañana siguiente, tú y yo como que nada. Hechos los desentendidos sobre lo que ocurrió hacía pocas horas.

En silencio planché tu camisa blanca, sugerí que te iba bien la corbata gris con rojo. Esperé que de un rato a otro, tú, arrepentido por tu maldad en la noche pasada, me invitaras a la sesión donde, entre bombos y platillos, te condecorarían por ser un buen hombre, “el ejemplo a seguir por las futuras generaciones”. Nada me dijiste. Yo fingí no darme cuenta de que partiste feliz como pocas veces.

Por eso, cuando en medio de una tromba de gentes llegaron hasta mi casa un centenar de vecinos, parientes y entre tanta vieja chismosa, alguien atinó a repetir las mentiras de que “así es la vida”, que doña Anita “tenga valor”, que “hay que ser fuertes” y que, en resumidas cuentas, en un violento accidente, tú habías muerto a eso de las ocho después de una gran parranda; simplemente, me quedé impávida.

Así continúo hasta ahora. Sin poder hacer que brote una sola lágrima. Sin poder entender por qué no pude llorarte muerto. Después de tanto tiempo, no he hallado respuesta ni al recordar el pesar que produjo en la sociedad tu muerte. Es que no logré contagiarme ni de los llantos ajenos.

¿No sería que la noche de tu accidente, se me vino de golpe el recuerdo de esas veces cuando tú decidías irte de mi lado, y yo, a fuerza de una vez tras otra, aprendí que era inútil que me desesperara, que llorara pidiéndote que no te fueras? ¿No sería que al verte muerto, de entrada comprendí que era en vano recurrir al apoyo que otros encuentran en las lágrimas?

Recién lo comprendo ahora, y ya han pasado seis meses desde tu entierro. ¡Cuándo no, la torpe de siempre!, estarás pensando; pero ya ves, nunca será tarde para desenmascararnos. Acabo de hallar la última carta que no tuviste tiempo de entregarle a Valeria. La verdad, también encontré tu poemario, inspirado en diferentes mujeres aunque con las mismas mentiras que a mí me dijiste un día. Más que absurdo, casi junto a tus poemas encontré los pedazos, amorosamente ordenados, de aquella fotografía que un día estuviste a punto de descubrir en mis manos y donde estoy –o estuve- apoyando mi cabeza en un hombre que no era el tuyo.

Andrés; pero, cómo es que tú no comprendiste a tiempo que, llegado el momento de rendirle cuentas a la lección de fuego y hielo que recibí en tus brazos, si no se hubiese atravesado el tráiler que te destrozó de contado, convéncete, yo mista te hubiera asesinado. No sé ni cómo, ni cuándo, (aunque supongo, no debes haber olvidado que yo sé mucho de mecánica). Mas, ¿te das cuenta? Ventajosamente tu muerte se adelantó al día en que, sumando tu vileza, al reptar de tu sombra enlodando las nítidas paredes de mis sueños, nada me hubiese costado no dejar rastro de la crueldad de tu sonrisa, la inutilidad de tus poemas, ni de la ironía con que solías mirarme.


http://www.facebook.com/profile.php?i ... le.php?id=100001262892733

Poeta
ballerina
Poeta ballerina
Poemas del mismo poetaMás poemas
Rss del poetaRss del poeta
EstadísticasEstadísticas
 
Poema
Fecha 21/1/2012 19:47:57
Lecturas 1913
Favoritos 0
Licencia Licencia Creative Commons
Enviar a un amigoEnviar
Versión imprimibleImprimir
Crea un documento PDF con el poemaCrear un pdf
Recientes
REVENTAR DE OLAS
ARGONAUTA
SATURNALES INCONCLUSOS
ESFIGIE
PORTICO
Al azar
ESFIGIE
EMELY, UN FULL Y UNA MENTA
Provocación
Las Cofradías de Eros - Simetría de ola - Autora: Patricia Merizalde
Las Cofradías de Eros - Arrecife - Autora: Patricia Merizalde
Los usuarios son responsables de sus propios comentarios.

Autor Hilo
miltinho
Enviado: 21/1/2012 20:20  Actualizado: 21/1/2012 20:20
Incondicional
Incondicional
Avatar
Conectado: 25/6/2011
Desde: Ecuador
Envíos: 974
Icon Re: EL ÚLTIMO RELAJO
Nuestra sociedad tiene plagadas historias en las que el machismo y la infidelidad despersonalizan a las personas, aumentando en particular el discrimen a nuestras mujeres... Muy bien logrado -El último relajo- y el final digno y ejemplarizador... Saludos Poetisa gracias por compartirlo...

Autor Hilo
ballerina
Enviado: 23/1/2012 3:52  Actualizado: 23/1/2012 3:52
Asiduo
Asiduo
Avatar
Conectado: 30/10/2011
Desde: ECUADOR
Envíos: 75
Icon Re: EL ÚLTIMO RELAJO
Este cuento fue motivado por una historia real, conocí a la viuda del cuento, estuve en el famoso velorio, crear los argumentos para interpretar lo que veía, no fue digficil, todo lo contrario, de repente me hallé frente a los muertos y los velorios que desgraciadamente, se atravizan en la vida de toda mujer... Gracias por tu importante comentario. Saludos

Autor Hilo
Claudia
Enviado: 25/1/2012 16:46  Actualizado: 25/1/2012 16:46
Incondicional
Incondicional
Avatar
Conectado: 17/1/2011
Desde: México
Envíos: 2503
Icon Re: EL ÚLTIMO RELAJO
Ballerina, habré de decirte que me impactó tu escrito, la forma impecable en que está redactado, a decir verdad alguna vez estuve en un sepelio donde hubo una situación similar, en que la viuda no derramaba lágrimas, solo estaba triste y pensativa, a pesar de su edad avanzada. Poco despues alguien me contó que no habia sido del todo feliz en su matrimonio y era por eso que no lloró.
Es un gusto leerte. Saludos. Claudia Alhelí Castillo

Autor Hilo
ballerina
Enviado: 26/1/2012 4:41  Actualizado: 26/1/2012 4:41
Asiduo
Asiduo
Avatar
Conectado: 30/10/2011
Desde: ECUADOR
Envíos: 75
Icon Re: EL ÚLTIMO RELAJO
Querida Claudia, mucho gusto, soy Patricia Merizalde y a través de mi vida he podido expresar mis ideas, experiencias, sentimientos en los escenarios de la danza, el teatro, la poesía, los cuentos, la radio o la televisión.Hoy, gracias a la invitación De Miltiño, conozco esta bella página que me permite ser leida por almas afines. Qué alegría saber que en medio de tantos lectores, estés tú, cuyo comentario lo valoro en alto grado. Gracias y un beso desde Esmeraldas Ecuador

Etiquetas

Login

Nombre:

Contraseña:

Recordar



¿Recuperar la contraseña?

Regístrese

Comentarios recientes

Poemas más leídos recientemente

2 meses a tu lado
caz_master
11/5/2012 4:22:07
Tus lindos ojos
juank0905041
20/9/2013 17:14:33
TU MIRADA...
RAMSHADY
19/7/2012 3:27:29
MI PUEBLO
necoperata
3/11/2012 3:34:26
MI HOGAR
Starlight
26/9/2011 20:51:59
DESCANSA EN PAZ...
Claudia
1/8/2012 23:59:35
PROVERBIOS SUMERIOS
JoelFortunato
5/12/2012 3:35:09
Epitafio II
gus_de_las_pampas
17/2/2018 4:26:52
Me alegra haberte conocido
CaelumDraconis
24/7/2013 3:30:19
A MI ESPOSA Y MADRE
joseferchozamper
13/5/2012 1:40:09