Latino-Poemas
¡Regístrese Ahora!     Conectarse

Consultar

Otros

Usuarios conectados

21 usuario(s) en línea (10 usuario(s) navegando Poemas y prosas)

Registrados: 0
Invitados: 21

más ....

Licencia

Licencia Creative Commons

Poemas : 

LEIA

Etiquetas: Etiquetasamor   Etiquetasdolor   Etiquetasmelancolía  
 
Inocente fantasía que se encaja en mis pulgares,
indiferente roce del viento,
y el eco de tu voz que se desenfunda en una tormenta
de palabras dolorosas hoy,
el listón rojo se desató de mi meñique,
y con cautela lo recogí y sostuve en mi pecho,
pésimos pensamientos
y recurrentes recuerdos
que me llevan de una realidad a otra.

Te escucharé una vez más,
rogaré al tiempo que nos devuelva lo robado,
déjame estar a tu lado una vez más.
Frío como el invierno y cálida como la primavera,
choque de fuerzas que se contrarrestan en un golpe de angustia

y aun así... queda en ti esa luz,
queda esa opaca sensación
de que todo se mantiene bien
y que el mundo ya no esta sobre nuestros hombros,

te esfuerzas una vez más,
y me vuelves a convencer de ello,
¿Cuando pararás de pensar en esto?

Sobrecogida puedo ver sus ojos,
destellando una pequeña esperanza,
me mantengo fría por un instante
y siento las manecillas del reloj correr sobre mi,
el tiempo se detiene en una eternidad
falsamente otrogada a mis manos,
sin poder controlar lo que pienso,
siento como esa calidez recorre mis venas,
solo así camino una vez más,
las sombras envuelven lo que en secreto
yo aclamo entre sollozos tortuosos,
poco a poco cada que rozo con él
puedo ser capaz de mirar hacia otro y seguir,
dejando ese sentir atrás,
pétalos caen al suelo
y pasan casi desapercibidos ante mi mirada,
abro mi corazón una vez más y lo encuentro,
en el camino que nunca es transcurrido,
por donde siempre eres herido,
y me pregunto, ¿Por qué es tás aquí hoy a mi lado?,
inconclusa la respuesta
acaricio su piel porcelana,
con una dulce ilusión enmarcando mi cara.

La luz del se apaga con un resplandor anaranjado plasmado
en las hojas de los árboles al rededor,
te veo de nuevo frente a mi,
es imposible evadirte una vez más,
casi pareciera que es otro sueño más,
un aroma suave llega a mi,
espero por ver si acaso me abrazaras
pero sitúas tu mano junto a la mía
y dejas antes de dar la espalda
una orquidea sostenida entre mis dedos,
te despides y te veo partir hacia el final del día,
respiro con un poco de alivio al verte bien,
de regreso me recuesto
y mantengo la orquídea sujetada con fuerza en mi mano,
con la fiereza que protegería nuestro amor,
dictando palabras sagradas de pasión,
esperando que resuenen algún día en tu voz,
cierro los ojos y todo se ha acabado por hoy,

el día se marcho y el tiempo de nuevo no me esperó...


Rellena de fantasías y completamente extasiada
de las palabras que corren por tus labios,
esas entonadas notas que da tu voz;
ese hermoso sentimiento que encuentro cuando te veo venir
y la desagradable angustia que hay cuando te veo partir,
es como si mi mundo se apagara una vez más
hasta que te vuelvo a encontrar
y como una muñeca vieja me dejas;
velas por mi y aun así,
yo no siento ese amor venir hacia mi,
fluye con tanta dificultad
como la sangre espesa en mis venas
que poco a poco me empieza sofocar...
¡Quiero decir te amo una vez más!,
susurrartelo a los oídos, bajito,
con el mismo sentimiento
lleno de dolor y tristeza,
sé que eres prohibido amor mío,
prohibido incluso para mi,
tabús de los que me hago quimeras,
mentiras en las que vivo día a día.

Si solo puedo sostener tu mano una vez,
con solo ver tus ojos antes de morir
y rezar por tu felicidad antes de dejar de respirar
si encontrara forma de borrar todo lo que hubo entre los dos
mantendría mi promesa latente detrás de mis labios.
Te observaré de lo alto,
te tendré en mi corazón, guardado, en mi empalagoso afecto...
Y recito unos cuantos versos con cariño,
con desprecio, con aferro.

Cuando el mundo deje de correr
sabré que todo se acabó
y podré levantarme
y caminar entre muertos,
espera que ya casi llego,
mantente conmigo,
el suelo es frío,
me despido con un soplido,
y con una bala que atraviesa mi corazón herido,
me rompo en dos y me dejo llevar por el viento
en mil hojas de otoño que cubren mi cuerpo al morir...
bésame amor, bésame,
abrázame y aférrate a mi hasta que muera
entre tus cálidos brazos, una y otra vez...
mientras mueres en mis pensamientos,
te mato en mis palabras
y nos sacrifico en la eternidad
LEIA...


[i]"Y mientras combatía, hoy y por siempre mi corazón tendrá ese fulgor que se le llama amor, protegeré el tuyo y lo curaré cuando lo lastimen, procurando que las heridas sean mínimas y si un día la herida es muy profunda haré una transfución...

Poeta
Venus
Poeta Venus
Poemas del mismo poetaMás poemas
Rss del poetaRss del poeta
EstadísticasEstadísticas
 
Poema
Fecha 29/10/2012 16:24:52
Lecturas 776
Favoritos 0
Licencia Licencia Creative Commons
Enviar a un amigoEnviar
Versión imprimibleImprimir
Crea un documento PDF con el poemaCrear un pdf
Recientes
Recientemente.
Un fugaz querer.
LEIA
Lascivia.
LA MUSA Y EL ESCRITOR.
Al azar
Hora de partir, hora de dormir.
Pétalos de rosa.
Pasar al otro lado.
¿Quién lo diría?
Romeo, enciende las luces
Los usuarios son responsables de sus propios comentarios.

Etiquetas

Login

Nombre:

Contraseña:

Recordar



¿Recuperar la contraseña?

Regístrese

Comentarios recientes

Poemas más leídos recientemente

2 meses a tu lado
caz_master
11/5/2012 4:22:07
Tus lindos ojos
juank0905041
20/9/2013 17:14:33
MI PUEBLO
necoperata
3/11/2012 3:34:26
MI HOGAR
Starlight
26/9/2011 20:51:59
Don Quijote de la Mancha
papajumed
10/10/2010 3:20:43
TU MIRADA...
RAMSHADY
19/7/2012 3:27:29
Quiero leerte y releerte
miltinho
20/4/2018 22:45:57
Poeta - Ser ou Não
AJCardiais
6/4/2018 18:14:09
DESCANSA EN PAZ...
Claudia
1/8/2012 23:59:35
A MI ESPOSA Y MADRE
joseferchozamper
13/5/2012 1:40:09