Latino-Poemas
¡Regístrese Ahora!     Conectarse

Publicidad

Consultar

Otros

Usuarios conectados

25 usuario(s) en línea (5 usuario(s) navegando Poemas clásicos)

Registrados: 0
Invitados: 25

más ....

Licencia

Licencia Creative Commons

Protección de copia

 Proteja sus poemas con Tynt
Gabriela Mistral :  EL DIOS TRISTE
 
Mirando la alameda, de otoño lacerada,
la alameda profunda de vejez amarilla,
como cuando camino por la hierba segada
busco el rostro de Dios y palpo su mejilla.

Y en esta tarde lenta como una hebra de llanto
por la alameda de oro y de rojez yo siento
un Dios de otoño, un Dios sin ardor y sin canto
¡y lo conozco triste, lleno de desaliento!

Y pienso que tal vez Aquel tremendo y fuerte
Señor, al que cantara de locura embriagada,
no existe, y que mi Padre que las mañanas vierte
tiene la mano laxa, la mejilla cansada.

Se oye en su corazón un rumor de alameda
de otoño: el desgajarse de la suma tristeza;
su mirada hacia mí como lágrima rueda
y esa mirada mustia me inclina la cabeza.

Y ensayo otra plegaria para este Dios doliente,
plegaria que del polvo del mundo no ha subido:
"Padre, nada te pido, pues te miro a la frente
y eres inmenso, ¡inmenso!, pero te hallas herido."

Poeta
Gabriela Mistral
Editor
Poeta TrabisDeMentia
Poemas del mismo poetaMás poemas
Rss del poetaRss del poeta
EstadísticasEstadísticas
 
Poema
Fecha 1/7/2012 13:01:59
Lecturas 603
Favoritos 0
Enviar a un amigoEnviar
Versión imprimibleImprimir
Crea un documento PDF con el poemaCrear un pdf
Recientes
PROMESA A LAS ESTRELLAS
DAME LA MANO
LA MAESTRA RURAL
LA SOMBRA INQUIETA
EL DIOS TRISTE
Al azar
MIS LIBROS
RUTH
EL IXTLAZIHUATL
TODAS IBAMOS A SER REINAS
BESOS
Los usuarios son responsables de sus propios comentarios.

Poetas al Azar

Login

Nombre:

Contraseña:

Recordar



¿Recuperar la contraseña?

Regístrese

Navegar por los temas